¿El vino tinto se sirve a temperatura ambiente? ¡Error!

En el siguiente post os quiero hablar del producto del que España es el primer productor del mundo, y también el mayor exportador. Sí señor, estamos hablando del vino, aunque, he de puntualizar que, debido a la crisis, actualmente nuestro país ya no lidera el consumo de esta bebida.

Quiero haceros una pregunta, ¿Cuantas veces habéis escuchado que el vino blanco se sirve en frío y el tinto a temperatura ambiente? ¡Multitud de veces! Pero… ¿Esto es cierto?

Pues bien, la temperatura a la que debemos de servir el vino tinto depende totalmente de las características del mismo pero, por norma general, en los jóvenes la temperatura oscila entre los 13-14 grados, y para los vinos con más crianza entre 14 y 16 grados. Por lo cual, eso de servir un vino tinto a 18 grados es un absoluto error.

También es necesario puntualizar que, no sólo las botellas de vino blanco deben estar cubiertas con agua y con hielo cuando mientras comemos ya que sino la botella va cogiendo temperatura, las botellas de vino tinto también (esto es raro observarlo en la mayoría de los restaurantes). Lo recomendables es utilizar una docena de hielos (menos cantidad que con el vino blanco) y agua hasta cubrir el cuello de la botella, de esta manera mantendremos el vino entre 14-16 grados durante toda la comida y,  en el caso de que se ponga muy frío, siempre estaremos a tiempo de sacarlo de la cubitera y dejarlo atemperar encima de la mesa.

El mito de que el vino tinto se sirve a temperatura ambiente aunque estemos en pleno Agosto a 40 grados, viene de que en Francia los vinos salían de la cavas a unos 11 grados y se dejaban atemperar hasta los 16. Como ahora lo normal es estar en casa a mayor temperatura, lo suyo en refrescarlos y, para ello, lo más recomendable  lo mejor son las neveras especiales para vinos en las que se puede controlar la temperatura. De todas maneras, tenerlo en la nevera normal también sirve, y si se trata de enfriarlo más rápido, agua con hielos, aunque siempre es mejor evitar los cambios muy bruscos de temperatura.

He de decir que, de la misma manera que si el vino está demasiado frío pierde gran parte de sus aromas, si está demasiado caliente el alcohol será el protagonista, los taninos serán más toscos y el sabor más amargo.

Además, también la época del año hace que la percepción del vino y su temperatura varíe con lo que, en verano, es especialmente importante que el vino tinto no esté caliente. Recordar, siempre en la nevera o agua con hielos hasta conseguir refrescarlo.

Un saludo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s